Muslos de pollo con piel crujiente

Si tienes poco tiempo pero quieres comer algo de la parrilla, esta receta es para ti. En menos de una hora y por muy poco dinero tendrás listo un manjar sin igual.

El verdadero objetivo de esta entrada es que la barbacoa no debe de ser una actividad que consume mucho tiempo o mucho dinero. Con unos muslos de pollo y poca cosa más, podrás dar una sorpresa a tus comensales.

Ingredientes

  • Muslos de pollo (suelo calcular uno por persona +1 si son 4 los comensales, + 2 si son 6 y + 3 si son 9 o más)
  • Aceite de oliva
  • Ajo en polvo
  • Sal marina
  • Pimienta negra machacada
  • Hierbas  Provenciales
qye condimentos usar para preparar pollo a la barbacoa piel crujiente

Preparación

Llena la chimenea con carbón (algo más de la mitad es suficiente) y enciende el carbón.

Mientras, prepara los muslos. Suelo quitar la solapa de piel que siempre sobra, ya que nadie la va a comer y se suele quemar. Además, suelo cortar la articulación extrema de la pata, tan solo por un tema de estética. Es fácil. Busca con tus dedos donde está el nudillo y notarás un pequeño hundimiento. Con un cuchillo afilado lo cortamos. No habrá resistencia. Si no corta vuelve a buscar el punto exacto.

Nota: Nunca debes de limpiar el pollo por la mera razón de no espaciar contaminantes en la pica, ya que el pollo no es una carne muy limpia digamos. Además, lava la tabla de cortar y el cuchilla nada más terminar con agua bien caliente y jabón.

Si el muslo está mojado, sécalo con papel de cocina y tíralo enseguida.

Coloca los muslos en una bandeja y ‘mójalos’ con aceite de oliva. Echa la sal (poca), la pimienta (poca), el ajo (poco) y las hierbas (pocas) por ambos lados del muslo y distribuye esta mezcla bien por todas las piezas.

Una vez acabado la preparación del pollo, el carbón estará a punto. Debe de estar al rojo vivo!!!

preparacion pollo a la barbacoa

Cocción

Coloca el carbón en el centro de la parrilla inferior o en las cestecillas (las recomiendo altamente), pon la rejilla de cocción y espera un par de minutos. Limpia la rejilla con la brocha y coloca los muslos en un círculo con la parte de la piel hacia arriba, de tal modo que no están por encima de la fuente de calor. Ojo, el carbón tiene que estar al rojo vivo.

Tapa la barbacoa, abre las válvulas de ventilación interior y superior al máximo y espera unos 15 a 20 minutos. Tiempo suficiente para preparar una ensalada, freir unas patatas o el plato acompañante que se te antoje.

A los 15-20 minutos, vamos a comprobar el estado de los muslos. Si van cogiendo color, quiere decir que el fuego es óptimo. Si notas que la piel empieza a tener una textura dura vas a colocar los muslos encima de la fuente de calor con la piel hacia abajo. Tapa la barbacoa y espera unos 3 minutos. Si ves llamas, cierra la válvula inferior hasta la mitad.

Pasados los 3 minutos, comprueba el estado de crujiente de la piel. Si está bien, vuelve a colocar los muslos alrededor de la fuente de calor para una cocción indirecta, tapa la bbq y espera hasta que el pollo alcanza la temperatura interna de 75ºC.

Cuando estén, sácalos de la parrilla y déjalos reposar unos 5 minutos. Este paso, como vemos en casi todas las cocciones, es necesario para que los jugos se distribuyan por todo el muslo.

resultado receta pollo con piel crujiente a la barbacoa

Puedes dejar tus comentarios abajo o enviarnos un email a chef@barbacoaperfecta.com  Estamos curiosos por saber qué tal han salido vuestros muslos o escuchar vuestras experiencias.

Buen provecho!!!