Los errores más frecuentes a la hora de hacer barbacoa y cómo evitarlos

Solemos hacer hincapié a las cosas que debemos hacer y a tener en cuenta. No obstante, hay otras tantas que, al contrario, deberíamos evitar para que nuestra barbacoa salga perfecta y sin riesgo. Su salud y él de sus invitados os los agradecerán

1.- Cocinar en parrillas o rejillas sucias

El primer error y tal vez el más común es utilizar parrillas con restos carbonizados de barbacoas anteriores. Antes de colocar carne u otros alimentos en la parrilla es imprescindible repasarla con una brocha metálica o, si no tiene, con una bola de papel de aluminio y con el uso de unas pinzas.

Cuando la rejilla esté sin restos, conviene repasarla con papel de cocina mojado en aceite vegetal.

Una rejilla sucia puede tener efectos negativos en el sabor de su comida, además, incrementa la posibilidad de que su comida se pegue.

Un consejo pro es, después de cada parrillada, repasar la rejilla, ya que en caliente los restos de sueltan mejor y de esta manera tendrá la barbacoa lista para su próximo uso

limpiar parilla con cebolla

2.- No estar preparado

Hacer barbacoas es divertido y, para muchos, una pasión. Para incrementar nuestra experiencia parrillera deberíamos tener bien preparado. No solo tendrá una comida o cena más sabrosa, sino tendrá más tiempo para entretener a sus invitados…si los tuviera!!!

  • Saca la carne de la nevera unos 30 minutos antes, para que vaya cogiendo temperatura ambiental.
  • Si va a asar verduras o patatas ricas en almidón, conviene pre cocinarlos en agua o el microondas.

Echar la sal ANTES de poner los alimentos en la parrilla

3.- Tener poca paciencia

Una vez echado el carbón dentro de la barbacoa, coloca la rejilla y deja que ésta se caliente bien, por lo menos unos 5 o 10 minutos. Una rejilla bien calentada evita que la carne se pegue

4.- Dejar demasiada grasa en la carne

La grasa, sin duda, es el facto sabor de cualquier parrillada y un elemento esencial. No obstante, tampoco hay que dejar toda la pieza cubierta en un gruesa capa grasienta. Demasiada grasa resultará en llamaradas que carbonizan nuestra comida y dejan un sabor amargo.

quitar grasa del costillar

5.- La chuleta de cerdo se encoge

Si decide asar unas ricas chuletas de cerdo de más de 2 centímetros de grosor, no olvide cortar la capita de grasa cada 2 centímetros. Si no lo hace, los tejidos conectivos interiors, así como la capa exterior de grasa se encogen y hacen que la chuleta se curve.

6.- Cocinar sin termómetro

Tal vez el accesorio más importante de cada parrillero es el termómetro. No es el tiempo sino la temperatura que manda en la barbacoa. Cada carne tiene su temperatura óptima para que esté segura para comer y rica en sabor. Sobre todo cuando vamos a comer pollo, la temperatura interna es crucial si queremos evitar sorpresas desagradables.

Asegurarse de limpiarlo bien después de cada medición.

Una buena guía, sin ser exhaustivo, son los siguientes parámetros para temperaturas seguras sin correr el riesgo de comer alimentos crudos

  • Hamburguesas de ternera o vaca: 72ºC
  • Pollo, pavo y sus variantes de ‘picados’ como hamburguesas de pollo: 75ºC
  • Cortes enteros de carne, incluyendo cerdo, respetando un tiempo de reposo de 3 a 5 minutos despues de quitarlos de la parrilla: 63ºC
  • Pescado y marisco: 63ºC
termometro culinario

7.- Nunca utilizar líquido de encendido

Por mucho que te digan que no, los líquidos de encendido siempre dejan un olor residual en la comida y eliminar el sabor tan característico del carbón o de la madera.

Desde barbacoaperfecta.com recomendamos la chiminea. Es natural, rápido y proporciona un encendido universal.

8.- No pierdas de vista a la barbacoa

En la mayoría de las veces, hacer barbacoa es equivalente a un ambiente algo festivo con su vinito o cervecita respectivo y la presencia de amigos. Una mezcla agradable. No obstante, nuestro consejo es que no pierdas de vista a la barbacoa. Estamos trabajando con fuego y siempre tenemos que estar alertos

9.- Dejar fluctuar la temperatura

Para hacer una barbacoa controlada y con buenos resultados, es importante mantener una temperatura estable. Es fácil de conseguir. Una vez estabilizado el fuego, y por consiguiente la temperatura, tan solo ha de echar combustible cada 2 o 3 horas para que ésta se mantenga durante horas y horas.

10.- Pensar que tu barbacoa es tan solo parrilla

La mayoría asociamos nuestra barbacoa con parrilla, mientras es capaz de mucho más. Experimenta con la ubicación de la fuente de calor, con fuego directo o indirecto, con carbón, briquetas o leña, echando virutas o trozos de madera perfumado para ahumar….enfin. Nuestra barbacoa es capaz de tantas cosas más que solo asar

11.- No guardar normas mínimas de higiene

Una vez que los platos o las bandejas que llevaban la carne cruda a la barbacoa estén vacíos, quitarlos y cambiarlos por nuevos y limpios para la carne cocinada.

Lo mismo para los utensilios, como la espátula o las pinzas. Las que han tocado comida cruda, cambiar por limpios cuando vayamos a sacar la carne.

En cuanto a las manos, es recomendable llevar guantes de nitrilo a la hora de manipular los alimentos.

Si el menú contiene verduras o frutas, siempre lavar antes de usar. E cuchillo con él que haya tocado los alimentos, es recomendable lavarlo antes de volver a usar.

la barbacoa higiene

12.- Usar la misma tabla de cortar carne para verduras

Siempre es aconsejable de lavar la tabla de cortar cuando cambiamos de ingrediente. Además, es recomendable destinar una tabla de cortar para carnes, otra para carne de ave (polo, pavo, etcétera) y una tercera para verduras y frutas.

13.- Usar la marinada como base de salsa

Nunca se debería utilizar una marinada como base para la salsa. La marinada ha estado en contacto con la carne cruda y sus bacterias. Si te gusta la marinada, prepara una nueva sin que entre en contacto con la carne cruda.

Puede dejar sus ideas abajo o enviarnos un email a chef@barbacoaperfecta.com